La promesa

La Promesa
Respira lentamente, inspirando por la nariz 1, 2, 3, 4 y 5 y expirando por la boca 1, 2, 3, 4 y 5.
Repite una y otra vez hasta que tu ritmo de respiración y de vida sea calmo y agradable. Ahora intenta no pensar en nada y observa con toda tu atención algún objeto de la naturaleza en todo su esplendor. Un niño, un árbol cubierto de hojas y colores, el mar, tus propias manos.
Si realmente lo logras, sentirás haber entrado en otro nivel de vibración, en la dimensión de los sentidos donde no hay mente y no hay preocupaciones, solo estás tú, el objeto de tu atención y el placer de sentirte libre y pleno rodeado de tanto vacío.
No importa donde estés, solo necesitas darte un tiempo a solas con el presente para disfrutar de un hermoso viaje hacia la dimensión más olvidada en este planeta, la dimensión del ahora.
Inténtalo, no importa si la experiencia dura un segundo, porque habrás ganado el sentido de la vida.

Si Ste gustó este relato/post, dame “me gusta/like”, coméntalo y compártelo con tus amigos.

Si quieres enterarte de mis próximas publicaciones, suscríbete a mi página PalomaGrandon con tu correo electrónico.

La Malograda by Paloma Grandón

Hola a todos, les invito a disfrutar de este nuevo relato y a suscribirse en mi sitio web http://www.palomagrandon.com. Un abrazo.

MasticadoresEspaña

e70d2407993da18fb870b0d87dd9ed63

La malograda nunca aprendió dónde estaba la delgada línea entre lo bueno y lo malo. No supo cuando decir no y en su extrema ingenuidad dijo siempre sí, aun cuando decía no.

La malograda fue bella, sana, deportista, no muy buena con las notas, pero muy creativa, talentosa en las artes plásticas y en la música, admirada y seguida, hasta que un día se volvió demasiado soñadora, arriesgada, egoísta y disruptiva, el mismo día que hizo un pacto de dependencia con esa seguridad prestada, que en algún momento de la vida se cobraría.

Pone en riesgo a sus seguidores, amigos y a toda su familia: padres, hermanos, parejas, hijos y nietos, no hay nadie que se escape. Porque la Malograda influye y trasciende en la ingenuidad como ejemplo de quienes le admiran y aún creen en ella copiando un modelo que no es resultado de nada bueno.

Cada día que…

Ver la entrada original 1.448 palabras más

El niño que sufre by Paloma Grandón publicado en MasticadoredeletrasEspaña

By Pula González

https://masticadoresdeletras.wordpress.com/2019/06/05/el-nino-que-sufre-by-paloma-grandon/?share=press-this&nb=1

Si Ste gustó este relato/post, dame “me gusta/like”, coméntalo y compártelo con tus amigos.

Si quieres enterarte de mis próximas publicaciones, suscríbete a mi página PalomaGrandon con tu correo electrónico.

Empezaré a publicar cada 10 días.

Historias y reflexiones de la vida misma – Parte 2

El término “la vida misma” no es mío, es un término que usa una amiga cuando le comento de algún agobio que me parece insuperable y para ella no es más que…la vida misma.

Hace unas semanas, cuando salíamos del cementerio, luego de despedir a la pareja de una amiga muy especial, ella me abrazó cargada de emociones y me dio las gracias por haberle dado un consejo que cambió su vida y le hizo vivir la más bella experiencia de amor. Me sentí responsable y feliz por haber contribuido a hacer su vida más plena, pero también me sentí responsable y triste por el dolor que estaba sintiendo por la partida de su pareja, ya que de alguna manera ambas experiencias estaban ligadas y sentí que fueron en parte consecuencia de mi intervención.

Todo tiene una causa, todo tiene una consecuencia.

A partir de ese momento, me puse a reflexionar y comprendí la relevancia de cada una de las acciones que realizamos día a día, consciente o inconscientemente, y sus efectos. No solo en nosotros y en nuestros seres más cercanos, sino también en otras personas, que tal vez ni siquiera están en nuestro radar.

¿Cuántos consejos hemos recibido en nuestra vida que han cambiado nuestro rumbo, ya sea porque los hemos dejado pasar o bien los hemos hecho vida? En la total inconsciencia, ¿cuántas veces hemos sido el ejemplo o el referente para otras personas, sin saberlo? ¿y cuán responsables somos de las consecuencias de los consejos que hemos dado con total convencimiento de estar realizando un buen acto?

Cuando era niña, vi una foto de una joven, vestida con una jardinera celeste, sentada sobre una alfombra llena de juguetes de colores junto a un niñito con el que evidentemente jugaba, esa imagen activó en mí la proyección de la mamá que quería ser cuando grande. Y podría describir muchas otras situaciones en donde las imágenes, ideas, palabras, acciones y experiencias sensoriales y emocionales, se transformaron en la causas que gatillaron consecuencias relevantes para nuestras vidas.

Y al pensar en esto me vienen muchas ideas, pero hay algo que creo esencial para contribuir de manera virtuosa en la vida de cada uno y de los demás: Vivir de manera consciente”.

¿Y eso qué significa en términos prácticos? Para mí significa, dejar de ser mente y volver a ser sentidos: mirar, oler, tocar, abrazar, saber, escuchar, establecer contacto, percibir quien soy, reconocer donde estoy y con quienes, permitirme ser emoción y sentir y usar la mente para nuestro beneficio no para coartarnos.

En otras palabras, dejar de lado “el piloto automático” y vivir la experiencia del trayecto a casa y no llegar a casa sin saber cómo lo hicimos. Y en esa experiencia de creación consciente, dar lo mejor de nosotros mismos, para que nuestra influencia en la vida misma produzca las correspondientes consecuencias en quienes amamos y nos rodean, aunque no sepamos siquiera quienes son.

Si te gustó este relato/post, dame “me gusta/like” y si te animas a más coméntalo.

Si quieres enterarte de mis próximas publicaciones, suscríbete a mi página (http://www.palomagrandon.com) con tu correo electrónico.

Son tantas las ideas…y pocas las publicaciones

Son tantas las ideas y los temas de los que quiero escribir, como si cada idea y su reflexión fuera una mariposa excepcional y única que visita mi jardín y no logro atrapar.

¿Pero cuanto tiempo dispongo para observarlas, correr tras ellas y capturarlas en mis publicaciones? Realmente muy poco.

Ahora por ejemplo, estoy en la consulta del dentista esperando que me atiendan con una novela turca de música de fondo. En otras oportunidades solo me quedo en el imaginario.

Tengo muchos borradores iniciados con temas que me inspiraron respecto de los cuales ya no siento lo mismo. Los comencé con un enfoque y los retomo con otro muy distinto que no me satisface. Dejan de tener sentido!

Es loco, porque las publicaciones que prosperan nacen redondas, de una, después solo hay que pulirlas y a veces ni eso.

Alzhaimer, padres, abuelos, adolescentes, niños, maridos, amigos, alcohol, drogas, sexo, rock and roll, espiritualidad, equilibrio, energía, sensaciones, armonizar, pensar, crear, pensar, existir, pensar, ser, cocrear, desapego, lo mato, la mato, lo quiero, la quiero, me voy, me quedo, te dije, hasta cuando, enojo, que rabia, que pena, que pasa, no entiendo, que siento, alegría, risas, bienestar, satisfacciones, paz, placer, salud, buenas energías, malas energías, predicciones, percepciones, hippismo, abrazo, más abrazos, más abrazos, se fueron, pero se quedaron, los quiero, nos quieren, nos cuidan, agradezco, cada día, volar , flotar, oler, saber, oir, disfrutar, medicarse no es sanarse, mejor dormir a pata suelta, mamá ya es de día, una sonrisa, dos sonrisas, tres sonrisas, cuatro sonrisas, cinco sonrisas, seis sonrisas y la mía…te amo, llegué a puerto, que alivio, que rico. El trabajo, las responsabilidades, me quiero quedar, pucha me quiero ir, estoy chata, no soy suficientemente buena!, siempre hay de quien aprender, que buena soy!, arar con los bueyes que tengo es el desafío de la vida misma, se me cae un ojo, me mareo y mi vida? …ah! mi vida….reiki, doc….nadie dijo que iba a ser fácil, más abrazos por favor, ya decidí no sufrir, sígueme, …..Om

Si te gustó este relato/post, dame “me gusta/like” y si te animas a más coméntalo.

Si quieres enterarte de mis próximas publicaciones, suscríbete a mi página (http://www.palomagrandon.com)con tu correo

En redes sociales, uno es quien te sigue…👍

Hace muchos años atrás, cuando cree mi cuenta en twitter, @abarros me dijo: “en redes sociales uno es quien te sigue” y pensé “no soy nadie“. Hoy 28/01/2019 en Twitter él es 5.018 seguidores y yo 111 seguidores en 9 años.  Por cierto, felicitaciones Alejandro.

Y siguiendo con mi reflexión, con esta tasa de crecimiento de 12 seguidores al año que he logrado sin esfuerzo alguno, creo no llegaré muy lejos con esta corazonada de hacerme blogger y menos vivir de ello. Por lo tanto, tendré que ponerle un poco de profesionalismo al emprendimiento y escribir al final de cada uno de mis textos:

Si te gustó este relato/post, dame “me gusta/like” y si te animas a más coméntalo.

Si quieres enterarte de mis próximas publicaciones, suscríbete a mi página con tu correo (http://www.palomagrandon.com)

Y dime, ¿quien eres en redes sociales?

Anécdotas 2018 para iniciar con alegría el 2019

Estaba hoy en la mañana en la cocina con Luis cuando recordamos una anécdota muy divertida que le sucedió con los niños en época de colegio. Inmediatamente le dije, la voy a escribir.

– Sí, para que no se me olvide, dijo él.

Entonces, pensé que una buena manera de cerrar el año era recordando las mejores anécdotas del 2018.

Anécdota Nº1

Salí muy temprano un día sábado a realizar un trámite e invité a mi hija para aprovechar el tiempo juntas. Al cabo de un rato ella estaba con mucha hambre y yo también porque no habíamos desayunado, entonces de regreso la invité al Starbucks de calle Libertad (Viña del Mar).

El plan era comprar y comer camino a casa porque ya se nos había hecho muy tarde. Teníamos definidos nuestros pedidos, lo que había calmado nuestra ansiedad pero aumentado nuestro apetito. Llegamos al estacionamiento del local, le pido a ella que baje a comprar por lo que busco mi tarjeta Starbucks en la cartera.

¡Sorpresa! No estaba la tarjeta. Pero no solo eso, sino que no estaba la billetera en la cartera lo que significaba que no había dinero y lo peor de todo andaba sin licencia de conducir e indocumentada desde que salimos. Si nos paraba un carabinero me podría ir detenida.

Mi hija lo tomó con humor y quedamos de ir juntas otro día a desayunar al local. Yo le dije lo mismo que ella siempre me dice a mi cuando la reprocho en algo, “soy yo. Camino a casa estuve a punto de parar a comprar toallas de baño para la abuelita y los remedios del Tata sin dinero….”soy yo“.

Anécdota Nº2

Me llama mi marido por teléfono y me dice que está estacionado fuera de la casa y que por favor le baje una toalla ya que está dentro del auto en calzoncillos.

Lo primero que me imaginé fue que había sido asaltado.

Le pregunto si está bien y que pasó, entonces me dice nada y que me apresure, pero finalmente me cuenta que salió a dejar a nuestro hijo a clases de Kung fu, en el camino nuestro hijo se dio cuenta que no había llevado su pantalón de deporte y él le pasó el que tenía puesto.

Finalmente, le llevé un buzo para que se lo pusiera en el auto y pudiese bajar, pues los vecinos estaban en una celebración y los invitados asomados a su balcón observaban sin imaginarlo nuestros movimientos.

Anécdota Nº3

Temprano en la mañana los niños se preparan para ir al colegio, Luis prepara las colaciones y decide hacerles un sandwich de jamón palta para el recreo – ambos están adolescentes y nada es suficiente para satisfacer su apetito en estos días.

En ese momento Luis no sabía si nuestra hija menor saldría igual de temprano que su hermano, por lo tanto, abrió a lo ancho una marraqueta (pan batido o pan francés) doble y cubrió la mitad con palta y jamón, cerró el pan y lo partió en dos.

El primero en salir recibió su sándwich envuelto para el recreo.

Tremenda sorpresa fue para Luis, al continuar con su labor, encontrar la mitad del sándwich rellena con jamón palta sobre el mesón de la cocina, pero más grande y sin explicación fue la sorpresa para nuestro hijo a la hora del recreo , encontrar su sándwich con un ínfimo borde de jamón palta y el resto pelado!.

Anécdota Nº4

De vacaciones en ciudad de México contábamos con 2 autos -de nuestros sobrinos- para trasladarnos. Luis se animó a conducir en esa gran ciudad con reglas del tránsito y costumbres al volante muy distintas a las nuestras. Como no cabíamos en un solo automóvil los turistas, solíamos salir en al menos dos. El otro auto lo conducía mi hermana que vivió muchos años allá, así es que Luis debía seguir el auto que manejaba mi hermana.

Ese día Luis iba en el auto con nuestra hija de 12 años y su hermano de 13. Camino a las pirámides de Teotihuacán Luis nos seguía por la carretera, pero no sé en qué momento ya no lo vimos más. Al llegar al parque recorrimos una y otra vez los distintos sectores de ingreso, estacionamientos y tratamos de tomar contacto con él via whatsapp pero fue totalmente infructuoso, pocas veces nos funcionó el roaming que contratamos durante ese viaje. Grrr 😡. Yo estaba súper preocupada además que mi volada era subir las pirámides todos juntos. En una de esas vueltas, en los estacionamientos de la salida de las pirámides, después de mucho tiempo de preocupación e intentos diversos por tomar contacto, encontramos su auto estacionado. Ahí me dio rabia y tranquilidad a la vez.

Cuando por fin nos encontramos frente a la pirámide del sol, nos contaron que siguieron por la autopista aún más allá de la entrada a las pirámides que nunca vieron, siguiendo las instrucciones de una chica del peaje, llegaron a un camino de tierra y empezaron a recorrer unos pueblos muy pobres con tremendas iglesias que se destacaban por su colorido y tremendos arcos, Luis ya se imaginaba en los pueblitos de la serie “El Chapo”. Entre cada pueblo el camino era casi desértico y siguieron adentrándose en esa llanura, empezaron a sentir miedo,pues no habían más autos en ese desierto que el de ellos. Cuando de repente apareció una camioneta blanca, estacionada en el medio de la nada que al verlos salió arrancando. Y entonces empezaron a temer por sus vidas….a los pocos minutos por ese mismo camino llegaron nuevamente a la carretera, tomaron el camino de regreso y tomaron el camino hacia las pirámides.

Al final del día se volvieron a perder en la ciudad de México a la hora del taco. No sabían la dirección en dónde estábamos alojando, se les acabó la carga del celular y después de dos horas y de pedir muchas indicaciones, con nuestra hija muerta de la risa y nuestro hijo muy enojado, lograron llegar a destino.