Crisis

Llego a mi trabajo me siento frente al computador y no sé qué hacer. Es como si todo estuviese listo y es un despropósito que yo esté ahí. Repaso temas en mi mente, pero mi imaginación es más fuerte y de aburrimiento visualizo un camino largo en algo así como un bosque en donde me encuentro con cajitas cada ciertos metros con las tareas pendientes de casi cero importancia. Solo verlas, me cansa. Entonces, continuo avanzando por ese largo camino de suelo blanco, árboles flacos con algunas hojas verdeclaro,— como un ficus que orinó una de nuestras gatas y cayó en desgracia, mientras los rayos de sol que arremeten en la trama se encargan de iluminar todo de inmovilidad y aburrimiento.

Alguna vez trabajar fue mi gran pasión y me sentí muy satisfecha de mis contribuciones, también aprendí que siempre hay alguien que se aprovecha de tu nobleza y los que no te respetan, pero en contraposición los que te agradecerán toda la vida el haber compartido tus conocimientos y tu tiempo para comprender, o al menos intentarlo, acompañar, guiar con paciencia, enseñar sin egosimos y caminar, alcanzar y no alcanzar metas juntos. También estarán los que por alguna razón inexpicable no te quieren y la gente rara, los menos afortunadamente, que trato de no juzgar por filosofìa y porque jamás me he interesado por ellos, salvo que desee practicar la compasión o bien desahogarme lanzando unos garabatos al aire para después regresar a la culpa y de ahí a la compasión otra vez. Aunque, últimamente ya no siento mucha culpa por mandar a la mierda a alguien.

Rodeada de todos y de nadie, en ese entonces, sentía como mi sangre fluía llena de ganas y pasión por avanzar en la concresión de proyectos, mejorar la eficacia, la eficiencia, eliminar papeles, ayudar a otros, gestionar apoyando y acompañando, deseosa siempre de aprender y aplicar cosas nuevas, sintiendo la presión a todo gas y disfrutándola. Uff que droga más potente, rica y autodestructiva es tu propia adrenalina.

Y por eso mismo, hoy no quiero volver a esos tiempos, porque de alguna manera me drogué tanto, que olvidé quien era y hoy me gusta ser libre, estar conmigo misma, con quienes quiero, en paz, cuando quiero, sin molestias, sin celos, sin apegos, sin compromisos, solo por el amor primero. Pero aun así paso 9 horas diarias en una caja de 2 x 2 que me alberga y a la vez me ahoga.

Sé que es tiempo de salir de ahí, pero no me preparé para eso. Me dejé llevar por el amor y la utopía de la familia feliz y claro que soy feliz cuando veo a mis hijos crecer y más cuando me dicen cuanto que me quieren solo con mirarme o cuando me sorprenden con sus avances por sobre mis espectativas, en un camino que a veces se me hace tan pero tan lento, tan pero tan satisfactorio, tan pero tan agobiante y frustrante. Y por eso siento que estoy pendiendo de un hilo. Hay días en los que no quiero llegar a casa, porque generalmente soy para todos los que ahí habitan y aunque me ayudan en mis responsabilidades, ya no quiero tenerlas. Solo quiero dormir por muchas horas para recuperarme de un cansancio que parece infinito.

Me cansé de ver los zapatos en el living y los calcetines sobre el sillón, de pedir dignidad, empatía y orden,me cansé de que me quiten el celular para ver monitos justo cuando lo necesito, me cansé de que me ignoren, se burlen y no me respeten, de no tener tiempo para tocar el piano a solas y sin interrupciones, de hacer tanto los fines de semana, cuando se supone que debemos descansar, me cansé de la adolescencia irreverente, irrespetuosa, tirana, floja, individualista y mezquina. Me cansé de la energía que emana de cada escena fuera de la armonía. Y me transformé en un chanchito de tierra que llega a casa y se esconde en sí mismo porque ya no ve más opciones.

La necesidad de libertad que tanto marcó mi adolescencia sigue viva y me corroe el alma, entonces me imagino corriendo lejos hacia la nada a pies descalzos, pero sé que no puedo lograrlo porque tengo tantas responsabilidades que dependen de mi tiempo, de mi cariño, de mi fortaleza, de mi vitalidad disminuida, de mi dedicación, de mi entrega, de mi paciencia, de mi templanza que ya no queda, de mi amor porque no quiero dañar a nadie, y también de mis ingresos, que ya no sé que pensar y creo que desde hace algún tiempo tampoco estoy pensando.

Nado en emociones cambiantes de frustración, satisfacción, pena, angustia, alegría, desolación y soledad. Me siento atrapada en este ir y venir que no me da tregua.

Hoy partí escribiendo porque perdí la pasión en el trabajo, pero parece que la perdí por más que eso. Porque aunque trabajar sea solo un medio, no puedo dejar de pensar que lo siento alienante, porque nos consume la vida entera, 45 horas semanales o más, por 40 años para salir en algún momento al mundo a disfrutar de la juventud, de los hijos, de la vida en pareja y de la buena salud que ya se fueron.

¡No quiero eso!

Por ahora solo quiero que esas alienantes horas sean satisfactorias, para que pasen volando y así también vuele hacia lo que realmente importa y pueda ver la vida con otros ojos. Con esperanza. Miento, porque también quiero tener fortuna de recibir un premio millonario que me permita alivianar la carga y proyectarme en el ser y no solo en este deber ser que ya me consumió.

Mientras tanto, marco el paso por el infinito aburrimiento, haciendo caso a mi sentido de la responsabilidad y lealtad por los que me acompañan, dejándome llevar por el miedo que paraliza, ese que me impide soltar y me mantiene confundida mientras temo a perder lo que conseguí hipotecando tantos años de la vida.

Si te gustó este relato/post, dame “me gusta/like” y si te animas a más coméntalo.

Si quieres enterarte de mis próximas publicaciones, suscríbete a mi página PalomaGrandon con tu correo electrónico.

Historias y reflexiones de la vida misma – Parte 2

El término “la vida misma” no es mío, es un término que usa una amiga cuando le comento de algún agobio que me parece insuperable y para ella no es más que…la vida misma.

Hace unas semanas, cuando salíamos del cementerio, luego de despedir a la pareja de una amiga muy especial, ella me abrazó cargada de emociones y me dio las gracias por haberle dado un consejo que cambió su vida y le hizo vivir la más bella experiencia de amor. Me sentí responsable y feliz por haber contribuido a hacer su vida más plena, pero también me sentí responsable y triste por el dolor que estaba sintiendo por la partida de su pareja, ya que de alguna manera ambas experiencias estaban ligadas y sentí que fueron en parte consecuencia de mi intervención.

Todo tiene una causa, todo tiene una consecuencia.

A partir de ese momento, me puse a reflexionar y comprendí la relevancia de cada una de las acciones que realizamos día a día, consciente o inconscientemente, y sus efectos. No solo en nosotros y en nuestros seres más cercanos, sino también en otras personas, que tal vez ni siquiera están en nuestro radar.

¿Cuántos consejos hemos recibido en nuestra vida que han cambiado nuestro rumbo, ya sea porque los hemos dejado pasar o bien los hemos hecho vida? En la total inconsciencia, ¿cuántas veces hemos sido el ejemplo o el referente para otras personas, sin saberlo? ¿y cuán responsables somos de las consecuencias de los consejos que hemos dado con total convencimiento de estar realizando un buen acto?

Cuando era niña, vi una foto de una joven, vestida con una jardinera celeste, sentada sobre una alfombra llena de juguetes de colores junto a un niñito con el que evidentemente jugaba, esa imagen activó en mí la proyección de la mamá que quería ser cuando grande. Y podría describir muchas otras situaciones en donde las imágenes, ideas, palabras, acciones y experiencias sensoriales y emocionales, se transformaron en la causas que gatillaron consecuencias relevantes para nuestras vidas.

Y al pensar en esto me vienen muchas ideas, pero hay algo que creo esencial para contribuir de manera virtuosa en la vida de cada uno y de los demás: Vivir de manera consciente”.

¿Y eso qué significa en términos prácticos? Para mí significa, dejar de ser mente y volver a ser sentidos: mirar, oler, tocar, abrazar, saber, escuchar, establecer contacto, percibir quien soy, reconocer donde estoy y con quienes, permitirme ser emoción y sentir y usar la mente para nuestro beneficio no para coartarnos.

En otras palabras, dejar de lado “el piloto automático” y vivir la experiencia del trayecto a casa y no llegar a casa sin saber cómo lo hicimos. Y en esa experiencia de creación consciente, dar lo mejor de nosotros mismos, para que nuestra influencia en la vida misma produzca las correspondientes consecuencias en quienes amamos y nos rodean, aunque no sepamos siquiera quienes son.

Si te gustó este relato/post, dame “me gusta/like” y si te animas a más coméntalo.

Si quieres enterarte de mis próximas publicaciones, suscríbete a mi página (http://www.palomagrandon.com) con tu correo electrónico.

Historias y reflexiones de la vida misma – Parte 1

Desde la última vez que escribí he tenido la fortuna de vivir diversas experiencias para reflexionar acerca de la vida, la muerte, el amor, el apego, la naturaleza, la paz interior, en fin de muchos temas.

Ir de vacaciones al Valle del Elqui fue todo un acierto. Dejamos de lado la tecnología, aunque ahora hay una antena de entel que conecta al Valle con el mundo. Eso me entristeció, yo quería que el Valle permaneciera eternamente aislado de todo lo que hoy nos facilita la vida al mismo tiempo que nos agobia. Fui egoísta, porque pensé solo en mi bienestar personal y algunos elquinos estaban realmente agradecidos por estar conectados.

Una semana y media de despertar y acostarse en relación al ritmo de la naturaleza, de comer por necesidad y no por ansiedad, de jugar con piedras, arena, palitos y agua, mucha agua, de compartir mis lecturas con los niños y ellos compartir sus propias experiencias en familia, de hacer y disfrutar de una fogata y de bañarme cada mañana y tarde en el río Cochiguaz, frío, intenso, puro y abrazador, entre otros muchos otros placeres sencillos de la vida, como respirar consciente.

Ver jugar o entretenidos a los niños, de todas las edades, con su entorno inmediato, la naturaleza, un libro, su familia, el cielo y las estrellas me hizo inmensamente feliz, ver a Luis cortando y puliendo tronquitos secos para hacernos collares familiares y orgánicos, todos pintando piedras y disfrutando de lo mismo, nos convenció como familia que debemos tener periódicamente vacaciones como estas. Al menos una vez al año y así será.

Llegó el día de regresar a casa y nunca es fácil, compramos recuerdos pensando en que tendremos tiempo de disfrutarlos más adelante, estamos llenos de paz, de nosotros mismos, maravillosos, ingenuos, alegres, optimistas y esperanzados porque sabemos que regresaremos pronto. Se viene el eclipse del 2 de julio y queremos estar ahí.

Fines de febrero, regreso a la oficina por una semana y media, cambio de autoridades a partir de ese mismo día. Me paso una semana y media totalmente absorta en lo laboral…Elqui como te extraño, familia NO conectada como te extraño…y en paralelo buscamos quien nos apoye en las tareas de la casa, reciba a los niños cada día y cuide a la abuelita, reciclamos, compramos y preparamos los útiles, dejamos a los niños en su día 1 del colegio y jardín de 2019….y todo fluyó en armonía, inclusive nuestra gatita un miércoles por la noche fue mamá de 5 gatitos preciosos….nunca me sentí más unida a esa gatita, que cuando la vi guatona, luego asistiéndola en el parto y ahora cuando cuida de sus cachorritos.

Somos todos uno.

Tal vez me ayudaron a mantener la paz y la confianza en el devenir las duchas con agua extra fría que me transportaban por unos segundos al ritmo natural del “no deseo nada con ansia”, “no tengo más que el ahora”. O despertar cada mañana cantando un mantra del álbum “21 días Viaje se Meditación Mantra” con Deva Premal y Miten (https://open.spotify.com/album/5iWr3EHTZnkw3ynPplhojk?si=JrdlXGaiQei1npbp71iDog ) con mi Mala en la mano.

Porque también hay otra antena en Cochiguaz, la ermita del Buda Syakamuni que pasamos a conocer y terminamos teniendo una mini charla de introducción al budismo. Ahí compré mi Mala, un collar de madera de 108 cuentas para cantar los mantras. Ya escribiré de eso porque he estado estudiando al respecto.

A los días partimos con Luis y nuestra hija pequeña a Ciudad de México al primer cumpleaños y bautizo de nuestra sobrina nieta Isabella. México como siempre nos recibió de brazos abiertos – nos reunimos con familiares de Paraguay, Chile y México en torno a una fiesta tan entretenida y masiva que se extendió por muchas horas más de lo planificado. En esta oportunidad conocimos nuevas costumbres, estuvimos en unas bellas villas de Morelos, el Museo Antropológico de CdM, Xochimilco y el Estadio Azteca en un clásico del Chivas de Guadalajara vs el América de local y nos repetimos el Mercado de Sonora, pasear por La Condesa y comimos variado y rico como siempre. Un viaje cortito pero lleno de tranquilidad y descanso para padres que poco tiempo tienen para estar solos. Mientras nuestros hijos más grandes y la abuelita en casa se las arreglaron de maravilla y respondieron más allá de nuestras expectativas . Y a nuestro regreso los adolescentes nos pidieron seguir caminando solos de la casa al colegio cada mañana y como ya lo habían hecho en nuestra ausencia les dijimos que bueno, pero le pedí a mi hija que me enviara su ubicación en tiempo real por seguridad.

Cuando la cuerda se suelta, aunque lo intentes, no podrás volver a dejarla en la posición inicial. Eso pasa cuando le damos libertad a los hijos, no hay vuelta atrás, aunque en nuestra imaginación de padres creamos que sí la hay.

Continuará…

Si te gustó este relato/post, dame “me gusta/like” y si te animas a más coméntalo.

Si quieres enterarte de mis próximas publicaciones, suscríbete a mi página (http://www.palomagrandon.com)con tu correo electrónico.

Son tantas las ideas…y pocas las publicaciones

Son tantas las ideas y los temas de los que quiero escribir, como si cada idea y su reflexión fuera una mariposa excepcional y única que visita mi jardín y no logro atrapar.

¿Pero cuanto tiempo dispongo para observarlas, correr tras ellas y capturarlas en mis publicaciones? Realmente muy poco.

Ahora por ejemplo, estoy en la consulta del dentista esperando que me atiendan con una novela turca de música de fondo. En otras oportunidades solo me quedo en el imaginario.

Tengo muchos borradores iniciados con temas que me inspiraron respecto de los cuales ya no siento lo mismo. Los comencé con un enfoque y los retomo con otro muy distinto que no me satisface. Dejan de tener sentido!

Es loco, porque las publicaciones que prosperan nacen redondas, de una, después solo hay que pulirlas y a veces ni eso.

Alzhaimer, padres, abuelos, adolescentes, niños, maridos, amigos, alcohol, drogas, sexo, rock and roll, espiritualidad, equilibrio, energía, sensaciones, armonizar, pensar, crear, pensar, existir, pensar, ser, cocrear, desapego, lo mato, la mato, lo quiero, la quiero, me voy, me quedo, te dije, hasta cuando, enojo, que rabia, que pena, que pasa, no entiendo, que siento, alegría, risas, bienestar, satisfacciones, paz, placer, salud, buenas energías, malas energías, predicciones, percepciones, hippismo, abrazo, más abrazos, más abrazos, se fueron, pero se quedaron, los quiero, nos quieren, nos cuidan, agradezco, cada día, volar , flotar, oler, saber, oir, disfrutar, medicarse no es sanarse, mejor dormir a pata suelta, mamá ya es de día, una sonrisa, dos sonrisas, tres sonrisas, cuatro sonrisas, cinco sonrisas, seis sonrisas y la mía…te amo, llegué a puerto, que alivio, que rico. El trabajo, las responsabilidades, me quiero quedar, pucha me quiero ir, estoy chata, no soy suficientemente buena!, siempre hay de quien aprender, que buena soy!, arar con los bueyes que tengo es el desafío de la vida misma, se me cae un ojo, me mareo y mi vida? …ah! mi vida….reiki, doc….nadie dijo que iba a ser fácil, más abrazos por favor, ya decidí no sufrir, sígueme, …..Om

Si te gustó este relato/post, dame “me gusta/like” y si te animas a más coméntalo.

Si quieres enterarte de mis próximas publicaciones, suscríbete a mi página (http://www.palomagrandon.com)con tu correo

¿Acampemos? Recordando el agradecimiento

Anoche me levanté a las 5 de la madrugada a buscar un remedio que tenía en el auto. Me puse unas hawaianas, porque por alguna razón desconocida mis pantuflas no estaban y sobre el pijama, mi polerón Kido (https://goo.gl/images/DWR4dR) de esos que solo venden en Pucón – que son como ponerse una oveja encima.

Era de noche, el cielo estaba cubierto por la vaguada costera y el patio tenía ese olor a rocío sobre tierra y pasto tan característico de los campamentos por la noche. En dónde la carpa se humedece por fuera mientras uno dentro se siente protegido y abrigado.

Y en ese momento pasé de la noche a la mañana en mis recuerdos y recordé un té caliente que me sirvió Luis en un campamento de Hornopiren (https://g.co/kgs/jfLWxS) una mañana muy fría de verano sureño, con suelo de tierra y rio y paredes de rocío y hierba y el olor a madera quemada de la caldera del lugar que nos aprovisionaba de agua caliente.

Manos frías calentándose en la taza, un buen gorro de lana, calcetines y zapatos de invierno y al menos 3 capas protegiendo la integridad física de toda la familia. El olor característico a tierra húmeda, el aire puro que entra y enfría tu nariz y la pone roja, el sonido permanente del río, el sabor del agua hervida fuera de casa, el pan amasado, el queso y/o la mermelada de los alrededores en un comedor rústico, básico, equipado o improvisado, pero de campamento al fin y al cabo. Y todo sabe más rico que en casa y todo se agradece desde lo más profundo de nuestro ser.

.

Sembrando Perspectivas

Hace muchos años atrás, en un ramo de investigación de operaciones de la universidad, tuvimos que hacer una tarea en grupo que consistía en averiguar sobre las antenas de telefonía celular. Uno de los compañeros del grupo, se entrevistó con un ejecutivo de una de las compañías del momento, Bell South si mal no recuerdo, y éste le explicó que cada antena cubría de manera hexagonal una área y se ubicaban maximizando el área de cobertura.

Con esa poca información, hicimos un informe que planteaba una función de minimización de traslapes, con la restricción de aplicarse en áreas hexagonales. Entregamos, expusimos y nos fue muy bien.

Hoy casi 30 años después de haber hecho esa tarea me pregunto, ¿alguien habrá pensado o relacionado los hexágonos de las antenas con el hogar de las abejas? Nosotros no, ni siquiera se nos pasó por la mente. Y en mi caso me maravillé con la tecnología y con la cobertura hexagonal. Y me pregunto, los creadores de esta tecnología ¿habrán evaluado las consecuencias medioambientales de implantarla? Me imagino que no. Y hoy hay estudios que vinculan la muerte masiva de abejas con las antenas de telefonía celular, no siendo la única causa.

¿Por qué no nos hacemos las preguntas correctas antes de implementar soluciones para la vida? ¿Por qué no visualizamos los riesgos negativos donde importa – en nuestra casa, nuestro planeta, en nosotros mismos?

En realidad a veces pienso que desde que empezó la industrialización, los seres humanos, nos hemos maravillado con los resultados y no pensamos en las consecuencias potenciales que podrían generarse.

¿Cuanta chatarra hemos tirado al espacio?

Quizás antes pensábamos que la tierra era tan basta que era imposible dañarla, pues bien, estábamos equivocados y hoy pensamos lo mismo del universo y seguramente también estemos equivocados y las interacciones de esas chatarras flotantes con otras partículas del espacio nos traigan de regreso visitas inesperadas e indeseadas.

Hoy es fácil encontrar publicaciones que vinculan avances y/o su efectos colaterales en todo orden con enfermedades en plantas, animales, humanos, la tierra. Todos seguramente hemos escuchado o leído acerca del calentamiento global, las fuentes de emisión de gases contaminantes, el mal uso de distintas fuentes de energía, consecuencias de su explotación, efectos por el uso de plásticos, el microondas, los pesticidas, alimentos industrializados, vegetales modificados, las redes inalámbricas, etc.

No por nada en la película The Matrix (1999) el software -Agente Smith– dice que los humanos somos un virus, porque nos trasladamos a un área y nos multiplicamos y multiplicamos hasta consumir cada recurso natural existente y la única forma de sobrevivir es instalarse en otra área.

Sin ir mas lejos ayer mi hija mayor me compartió esta publicación:

twitter purowebeoo1

Habiendo pruebas de que existe conciencia de nuestro mal comportamiento y de movimientos antídotos y preventivos de nuestra autodestrucción, lo que daría para una gran columna, los invito a reflexionar al respecto  y preguntarse: ¿Somos capaces de escapar de nosotros mismos y a la vez reencontrarnos con el lado de la naturaleza que nos invita a co-crear de manera armónica con nuestro entorno?

Bienvenidos a sembrar esperanzas.

MIP