El primer almuerzo es soltar

Un sábado de primavera del año 2006, a las 11 de la mañana, Paulita comió su primera papilla de verduras con carne.

A los 5 meses empezó a tomar jugos y a comer frutas de la estación bien molidas, a los 6 empezó a comer papillas de verduras con carne.

….en la semana fuimos las dos al supermercado y me preocupé de escoger los vegetales más frescos, sanos y bellos para ese gran día. Canjeamos por puntos una minipimer y le compré unos baberos con mangas para darle rienda suelta a la hora de comer.

Me siento como una niña chica con muñeca nueva. ¡Mi muñequita hermosa!

Es tan refrescante recordar esta sensación, me llena de amor y alegría.

Ese fin de semana, teníamos de visita a Ximena con su hijo Cristobal de 10 meses. Se les notaba en el rostro lo entretenido  que les resultaba estar juntos a los niños en la alfombra rodeados de juguetes.

La noche anterior, nos quedamos conversando hasta tarde con Ximena y nos levantamos también tarde para ser madres. A las 10.30 de la mañana nos pusimos manos a la obra con el almuerzo. Cociné para los dos pequeños una papilla siguiendo la Minuta que me dio el Dr. Abumohor (Pediatra y Nutriólogo de mis hijos menores).

En una olla con medio de litro de agua puse dos papas medianas, una zanahoria, unos cubitos de zapallo, un puñado de porotos verdes, un trozo pequeño de zapallo italiano sin pepas, medio fondo de alcachofa, dos hojas de acelgas, dos hojas de espinacas y dos trocitos de carne del porte de una caja de fósforos c/u.

Mientras se cocinaban las verduras rayé media manzana de postre para Paula y Ximena molió un durazno para Cristobal.

Ximena me ayudó a vestir a Paula con el babero con mangas, por que parece que me demoré mucho y ya estaba con hambre e inquieta.

Cuando las verduras estuvieron tiernas, las saqué del fuego, las puse en el vaso de la minipimer con un poco de agua y las molí. Les servimos a los pequeños con una cucharada de aceite de oliva encima.

Paulita usó su plato verde que le regaló el tío @jorgeramosart y para comenzar le serví 4 cuacharadas soperas. Todavía tenemos ese plato, hoy lo usa para comer cabritas.

¡¡¡Le encantó la papilla!!!

Paula comía una cucharada tras otras sin abrir su boca entre medio lo que me hizo pensar y hoy todavía lo pienso que llegó bien educada desde el origen.  Se debe haber comido 3/4 de lo servido y a continuación la manzana rallada. Ahí más confiada me quitó la cuchara.

Comiendo mi primera papilla de verduras y carne

El primer almuerzo es uno de los eventos en la vida del niño y la madre que forman parte del camino del desapego físico entre ambos. Es parte del soltar, porque a partir de ese momento no tomará de la leche de mamá al medio día.
MIP

 

Esta columna es una nueva mirada de mi columna publicada el 19 de noviembre de 2006 bajo el título “El primer almuerzo“.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s